archivos%20de%20blogs_edited.jpg

ANÁLISIS EXISTENCIAL EnBreve

Encuentro con los Valores: para Humanizar la Vida Profesional y el Trabajo



Publicado originalmente en forma impresa en:
Hernández N. (2016). Encuentro con los Valores. Para humanizar la Vida Profesional y el Trabajo. En Contaduría Pública. Instituto Mexicano de Contadores Públicos.44, 527 (Julio 2016). 52-56.
VER Y DESCARGAR PUBLICACIÓN IMPRESA



“EDUCAR LA MENTE SIN EDUCAR EL CORAZÓN, NO ES EDUCAR EN ABSOLUTO” —ARISTÓTELES


Mucho hablamos sobre la ausencia de valores en nuestra sociedad mexicana actual. Se vuelve difícil la vida en medio de la corrupción, de la violencia y de la inseguridad social. Es evidente la creciente desintegración familiar; qué decir de la atención tan impersonal en la prestación de servicios de toda índole, la cual ha llevado a la indiferencia en el trabajo. Pero cómo podríamos definir ¿cuáles son esos valores a los que nos referimos?


Queda claro que desde la Edad Antigua y hasta nuestros tiempos conocemos valores universalmente aceptados que aún tomamos como guías, también definimos principios éticos y morales, en la actualidad tenemos además precisiones normativas que nos obligan a mejorar nuestra acción profesional; inclusive, las medidas económicas expresan también un valor y, más allá, las convicciones personales representan la firme creencia de algo valioso para quien las tiene. Si todo esto permanece hasta hoy, entonces ¿qué está ausente? Posiblemente, el sentimiento de no tener valores en nuestra sociedad se deba a que el estilo de la vida moderna globalizada que hemos adoptado no nos está permitiendo detenernos ante todo aquello que nos toca y nos conmueve, ni mucho menos dedicarle su debido tiempo.



Por lo tanto, me inclino por tratar en este escrito la siguiente interrogante: ¿Estamos perdiendo en realidad los valores o, más bien, nuestra capacidad para percibirlos?


Sin la percepción de valores, no se puede tomar ninguna decisión, pues sin ellos toda elección se vuelve arbitraria. Los valores son el punto de partida para diseñar desde una misión empresarial hasta la propia vida, las cuales construimos en el tiempo con nuestras acciones libremente elegidas.


En este escrito, utilizo el término “percepción” como la integración de tres procederes: la captación de valor, el sentimiento de valor y la vivencia personal de un valor, los cuales representan las rutas que traza nuestra psique para conducirnos hasta la intimidad de nuestra persona, en donde se halla el espacio acogedor para conmovernos y poder establecer una relación con el valor.


Sin embargo, estos caminos hacia la intimidad personal no siempre están accesibles para relacionarnos profundamente con nosotros mismos y conocernos, ya que pueden encontrarse bloqueados y vulnerados por muchas razones; por ejemplo, cuando hay presencia de un intenso sufrimiento, o cuando aquello que sentíamos valioso nos resulta impedido, o bien, por el efecto que nos producen nuestras experiencias y condiciones de vida a lo largo de nuestra historia, tanto a nivel personal como social. Tomemos en cuenta que la psique humana está para hacerse cargo de nuestro cuidado y conservación vital, nos acompaña como un “guardaespaldas” en nuestra existencia, hasta convertirse -cuando es necesario- en un mecanismo de bloqueos que nos endurece ante nuestra propia vida, con el mero afán de protegerla. Si vivimos endurecidos, distanciados de nosotros mismos, nos volvemos poco sensibles, actuamos únicamente en forma reactiva, y tenemos dificultades para establecer contacto con los valores.


Cabe tener presente entonces, que las medidas que se llevan a cabo para el cumplimiento de valores socialmente establecidos para orientar la conducta humana, a través de códigos normativos de ética y valores sociales, profesionales y organizacionales, no obstante de ser un importante recurso de apoyo y refuerzo, pierden su eficacia toda vez que dan por sentado que el ser humano es innatamente capaz de percibir un valor; es por ello que no pueden constituir el único medio para lograr construir una sociedad mexicana más humana, que nos lleve a ser mejores personas.


¿QUÉ NOS IMPIDE HALLAR LOS VALORES?

LA CAPTACIÓN DE VALOR

Vivimos integrados al mundo globalizado en el que impera la ciencia y la tecnología, el grado en que sus avances han transformado las condiciones de vida durante los dos últimos siglos son mucho mayores a lo dado en toda la historia de la humanidad. Gran parte de la población del mundo actual ni siquiera puede imaginar cómo era la vida iluminando la noche con velas, viajando de un pueblo a otro en un carruaje tirado por caballos, o la transportación de mercancía en burros y mulas, o la comunicación a través de cartas y manuscritos que demoraban semanas en llegar a su destinatario, o bien, el transitar por la vida cotidiana sin teléfono celular; ni mucho menos, un joven universitario de hoy podría imaginar el registro y control de cada una de las actividades económicas de una empresa en forma manual y a lápiz.


Nuestra sociedad también se ha olvidado del método del conocimiento por contemplación, mejor conocido como Fenomenología [1], el cual requiere de tener apertura hacia el mundo con los cinco sentidos, de detenerse, de dejarse tocar, de sostener el silencio, de la capacidad de asombro, de la intuición, de sensibilidad, de dejar a un lado prejuicios, paradigmas y suposiciones. Para poder contemplar de esta manera se necesita darle cabida en esta modernidad a nuestra espiritualidad humana para recibir y reconocer las cosas tal y como se nos presentan, para reconocer su relatividad e influencia con otras cosas, para darnos cuenta cómo son realmente y para lo que están. Sólo a través de la espiritualidad se puede llegar a la esencia de las cosas.


Sin embargo, el progreso de nuestra época reduce cada vez más el espacio para la espiritualidad en nuestras vidas, pues la actividad humana ha sido relevada por los sistemas automatizados. En un principio, el hombre utilizó su ingenio y creatividad para crear recursos que reemplazaran, a través de procesos mecánicos, aquellas tareas manuales monótonas y repetitivas de la industria. Pero con el paso de los años, las máquinas y la automatización se apoderaron de muchas otras tareas laborales, profesionales, artísticas y de servicio, a tal grado, que hemos perdido de vista aquellos propósitos para los que se crearon los medios tecnológicos, convirtiéndolos propiamente ahora, en el fin mismo. Tales avances nos han llevado a la idea de que podemos modificar nuestro medio ambiente y condiciones de vida, de tal manera que podamos adaptarlos hacia nosotros, intentamos también postergar el límite de nuestra vida, y mitigar sus riesgos e inseguridad. Es algo así como crearnos un mundo virtual, dejando de lado la realidad. En cambio, observemos cómo los animales se adaptan siempre en forma natural a las condiciones que su medio ambiente les presenta. Es más, la naturaleza misma también lucha por adaptarse a las condiciones que nosotros le estamos dejando.


Al haber entregado la estafeta de nuestras actividades a los sistemas automatizados, hemos desplazado la contemplación por el método del log in. Así, lo único que necesitamos conocer es cuál tecla, botón o “password” utilizar para iniciar un proceso automatizado, no es necesario nada más, ya que “el sistema se encarga de hacer todo lo demás”. Los sistemas y tecnología, producto de la creatividad propia del hombre, paradójicamente ocupan buena parte del espacio de nuestra vida y hemos caído en reducir todas las cosas, a lo que los sistemas, máquinas y tecnología pueden hacer; a la vez que reducimos nuestra presencia personal para resolver problemas, tomar decisiones y hacernos responsables.


Así, con este progreso tecnológico estrechamente ligado a todos los ámbitos de la vida cotidiana, nos estamos limitando a vivenciar en ella solamente el valor funcional (utilidad, beneficio económico, poder y satisfacción) y el valor de uso (atribución de valor) [2] en todas las cosas, recursos y relaciones humanas. También nos ha llevado al establecimiento de relaciones virtuales –redes sociales- a la medida de nuestra personalidad, útiles y cómodas, dentro de nuestro propio encierro.


La vida y las relaciones humanas no están para ser apreciadas exclusivamente por la utilidad que puedan aportar. Es necesario ir más allá de esta tendencia a ocuparnos tan sólo de nosotros mismos para recuperar la disposición de abrirnos al mundo exterior, hacia el contacto con lo natural y con su valor intrínseco; este valor propio de las cosas no necesita nuestra subjetividad para crearlo o atribuirlo, sino únicamente para reconocerlo de manera intuitiva.


Sin esta relación hacia el mundo exterior y su valor en sí, no es posible sentir y vivenciar genuinamente todos aquellos valores esenciales que forman la base para la ética, para la toma de decisiones y para hacernos responsables de ellas.


¿CÓMO SURGE EL ENCUENTRO CON LOS VALORES?

EL SENTIMIENTO DE VALOR

Este es un buen momento para definir en forma general ¿qué es un valor? Un valor es aquello que motiva a que uno prefiera una cosa por encima de otra, postergando esta última; por lo tanto, un valor no obliga, sino que deja libre al ser humano para tomar una decisión para actuar. Esto demuestra que entre el valor y la acción está siempre presente el libre albedrío. He aquí la enorme brecha entre una acción reactiva por cumplir con una obligación o ante una necesidad de sobrevivencia y una acción libremente decidida, basada en valores. Además, un valor es una cualidad, un cómo (no un qué); por lo tanto, percibir un valor es percibir una cualidad en algo. La pregunta que utiliza el ¿cómo es? conduce de inmediato al sentimiento; entonces, podemos decir que éste nace de valores y está contenido por valores.


Los valores no se pueden pensar ni explicar, solamente sentirse en el corazón. Cuando creemos que comunicamos un valor, lo que en realidad hacemos es hablar de los efectos que el mismo produce en nosotros y de sus circunstancias. El valor se materializa, en su caso, a través del objeto que lo porta; la misión de una empresa materializa su valor a través del producto que fabrica o el servicio que presta, el amor lo hacemos tangible cuando lo ponemos en una persona, por ejemplo. El sello principal de un valor es su cualidad de aproximarse a la persona, tocarla internamente y dejarla conmovida. En pocas palabras, el sentimiento de valor sólo aparece en la profunda intimidad de la persona. Por lo tanto, deliberar sobre un valor, requiere de mostrar algo íntimo nuestro; y esa peculiaridad de ser inexplicable e íntimo, hace quizás que en determinados contextos sociales o como miembros de un Gobierno Corporativo no hablemos desde nuestros auténticos valores personales.


El ser humano se convierte en “persona intencional” por los valores, pues éstos lo llaman y orientan su espiritualidad hacia ellos. Por lo tanto, la capacidad para escuchar ese llamado y dejarlo ser pertenece también a lo espiritual, sólo desde ahí podemos abrirnos y concentrarnos en la dedicación de aquello que auténticamente nos mueve. Responder al llamado es encontrarse con los valores, establecer una relación y entablar un diálogo recíproco con ellos. Esta comunicación se construye por nuestra parte, mediante el acercamiento, tiempo y dedicación que le damos al valor, y por parte de éste, dejándolo que penetre y vibre dentro de nosotros.


¿QUÉ HACE QUE EXPERIMENTEMOS ALGO COMO VALIOSO?

LA VIVENCIA DE VALOR

La vivencia de valor empieza cuando lo que aparece en cuestión tiene un significado favorable para nosotros. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que una sensación agradable se desprende también por la satisfacción de los instintos y de las necesidades biológicas, por el placer, y por todo aquello a lo que le hemos otorgado valor porque son medios para lograr fines. Por lo tanto, quedarnos únicamente con este indicador, es regresar a la vida, al trabajo y a la profesión con contenidos de valor meramente utilitarios y funcionales.


Hemos hablado aquí en varias ocasiones de la relación. Esta palabra entraña el camino central para la vivencia de un valor. Sin establecer una relación con el objeto en cuestión, no es posible experimentar el valor esencial de éste. Como prueba, propongo al lector que miremos a nuestro alrededor e imaginemos cuán bueno o malo puede ser todo aquello que existe y cómo contribuye para la calidad de nuestra vida. La medida en que podamos distinguirlo constituye un indicador de cuán cercana o lejana es, antes que cualquier otra, nuestra relación con la vida y qué postura tomamos ante ella.


Por lo tanto, la vivencia de valor se relaciona profundamente con el proceder que cada uno de nosotros mantenemos como personas con nuestra propia vida. Nuestra postura puede ser:

  1. vivir con compromiso y entrega, decirle “sí” a la vida, con todas sus condiciones favorables y adversas, y ponerse de su parte;

  2. otra opción es el vivir de la mano con una actitud evasiva, con la que se opta por una vida provisoria y circunstancial, sin compromisos, ni entrega, ni mucho menos responsabilidades, es una vida “light”;

  3. pero está también la forma opuesta totalmente, que consiste en darle la espalda a la propia vida, luchar contra ella, escapar de sus demandas y negarla definitivamente.


Ahora viene la pregunta más personal: ¿cómo es para mí el hecho de vivir así? Al identificarnos con cualquiera de las formas de relación con la vida, anteriormente descritas, podremos sentir cuán grande o escaso es el valor profundo de nuestra vida.


Así pues, el acto de vivenciar ese valor que tenemos en forma personal por la vida en sí representa el valor fundamental de la vida, y su percepción constituye la condición imprescindible para ser capaces de vivenciar los demás valores.


ESPIRITUALIDAD EN LA PROFESIÓN Y EL TRABAJO

AUTENTICIDAD DE VALORES

Vivimos con valores pensados a través de la reflexión filosófica de lo que debe ser bueno. Estos son los valores reconocidos universalmente en los que basamos la creación de una cultura laboral en las empresas; son los valores que cimientan las normas y códigos que rigen nuestras acciones profesionales y operaciones empresariales; estos valores nos brindan una guía para reconocer racionalmente lo que sería moral ante la sociedad.


También contamos con los valores que nuestro núcleo familiar nos inculca y con ellos crecemos, la cultura de nuestra sociedad también nos transmite valores con los cuales vivimos día a día. Existen nuestras convicciones y experiencias personales y profesionales que también nos ayudan a reconocer empíricamente lo que ha podido ser valioso para nosotros.



Sin embargo, la razón y el aprendizaje que nos dejan nuestras experiencias no alcanzan a tocar nuestros anhelos profundos, los cuales representan lo auténticamente libre y valioso en forma personal.



Ese contacto solamente se logra a través de la parte humana que está más allá de sus capacidades cognitivas y corporales, se trata de la participación del ser-espiritual humano, de la persona en esencia en donde se gesta el sentimiento íntimo del valor fundamental de la vida y la capacidad para sentir intuitivamente los demás valores personales, normativos, éticos y socialmente universales.




Hago una respetuosa invitación a los lectores de este escrito, a los líderes gubernamentales y miembros de un Gobierno Corporativo, a los padres de familia, así como a quienes tienen a su cargo la noble tarea de la docencia, a contribuir en una educación existencial en valores para la profesión y su práctica, para la cimentación de una cultura corporativa, para el gobierno y legislación, para el trabajo y para la vida misma. Me refiero como educación existencial [3] a una formación personal que favorezca el acercamiento al valor fundamental de la vida, que represente un entrenamiento para percibir los valores de nuestro país, para sentir los valores en que se basan nuestros códigos, leyes y normas; que sea un civismo para modificar nuestra actitud ante el cumplimiento de dicha legislación, que sirva para desarrollar la capacidad de abstracción, que tengamos el tacto para mantener presente a la conciencia moral personal y llevar a cabo acciones bajo una decisión consciente.


Los valores genuinamente sentidos y vividos hacen presente a la persona humana en la vida profesional y laboral; vida que nos demanda acciones creativas y éticas, firmemente decididas y responsables que nutran a la profesión misma, que hagan fructífero nuestro trabajo y que trasciendan al mundo y a la sociedad mexicana. En resumen, los valores se distinguen fundamentalmente porque provocan una transformación en el ser humano.



[1] Metodología científica para el conocimiento de los fenómenos y que ha sido fundamental en el desarrollo de la Filosofía Existencial.
[2] La atribución de valor se considera en este escrito como la creación subjetiva de un valor sobre un objeto, con base en experiencias previas, condicionamientos y expectativas. De esta manera, la aparición de algo valioso en forma espontánea y sorpresiva, jamás podría ocurrir.
[3] Teoría Psicológica de Análisis Existencial.


Fundamentos Bibliográficos:

González-Carvajal, L. (1991). Ideas y Creencias del Hombre Actual. Maliaño (Cantabria), España: Sal Terrae.


Längle, A. (1993). Wertbegegnung. Phänomene und Methodische Zugänge. [Contacto con el Valor. Significación y Eficacia del Sentir en la Terapia Analítico-Existencial] Tagungsbericht der GLE. Wien: Internationale Gesellschaft für Logotherapie und Existenzanalyse. 1+2, 7: 22-59.


Längle, A. (2006). Libro de Texto de Análisis Existencial. La Segunda Motivación Fundamental. La Condición Fundamental de la Vida y la Relación al Valor de la Vida. Manuscrito de Trabajo. Viena: Internationale Gesellschaft für Logotherapie und Existenzanalyse. Manuscrito no publicado.


Otras Editoriales

SOBRE NOSOTROS

Leben & Beruf México somos una Sociedad Civil Mexicana 

 Firma miembro de  GLE-International 

Coadyuvamos en la Educación, Investigación, Desarrollo y Aplicación Práctica de la Antropología y Psicología Analítico-Existencial

Firma afiliada a la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos

AVISOS LEGALES

AVISO DE PRIVACIDAD

Leben & Beruf México, S.C.

info@leben-beruf.mx

 

SERVICIOS
  • Reflexiona con nosotros
  • Te compartimos nuestros fundamentos
  • Memorias y reflexiones
  • Conéctate con nosotros
ANÁLISIS EXISTENCIAL EnBreve

RECIBE NUESTRO BOLETÍN

| © 2012-2021 LEBEN & BERUF MÉXICO, S.C. | DERECHOS RESERVADOS | CDMX |